icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

Los niños y la educación financiera

Los niños y la educación financiera

Aprendiendo el valor de las cosas desde niños con educación financiera

Una de las mejores formas para enseñar finanzas a los niños es ayudándoles a comprender conceptos tan básicos como el ahorro y el valor del dinero desde pequeños. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que, desde los 3 años de edad, los niños son capaces de identificar las monedas y comprender que el dinero se emplea para comprar cosas.

Desde pequeños, los niños deben aprender el valor de ahorrar, lo que cuestan las cosas y cómo funciona el dinero, entre otros factores que les servirán para tener un mejor futuro, con lo que además evitarán las preocupaciones financieras, como las deudas y las consecuencias de deber dinero.

Aprendiendo los conceptos principales

Empieza por enseñarle los conceptos básicos de un sistema financiero:

  • Ingreso (el dinero que se gana como producto de un trabajo, por ejemplo).
  • Egreso (el dinero que se gasta).
  • Ahorro (el dinero que se guarda).

Cuando quiera comprar algo explícale para qué sirve cada uno y cómo puede comprarse sus propias cosas quedándose siempre con algo de dinero guardado.

Hazlo real y parte de su día a día

Una forma de enseñarles el significado del ahorro es haciéndolo con cosas que conoce y que puede notar fácilmente. Por ejemplo, podemos enseñarles a ahorrar tiempo fijando horarios para hacer sus tareas y otras actividades escolares; ahorrar hojas de sus cuadernos, cuidando útiles y mochila; ahorrando agua, pasta de dientes y otros artículos de higiene personal.

Los niños y la educación financiera

Enséñale el valor del dinero

Los niños deben aprender que no pueden obtener todas las cosas materiales que desean, que existen límites, la importancia de elegir entre una cosa u otra, y que las cosas que tienen, como sus juguetes, la comida y la ropa, son el resultado de tu trabajo diario.

Si sueles darle alguna paga semanal a tu hijo, es importante dejarle claro que no se trata de repartir dinero. Aprovecha para enseñarle la importancia de gestionar bien sus ganancias y gastos.

Cuando los niños van creciendo lo ideal es que aprendan a ahorrar un 10% de su
domingo o del dinerito que les dan los abuelos o los tíos en sus cumpleaños, así como a guardar el dinero en una alcancía, lo que les dará la visión de que éste se puede guardar a salvo en determinado lugar.

Posteriormente comprenderán lo fácil que podría resultar ahorrar dinero en una cuenta bancaria. Existen diversas cuentas de ahorro para niños en el mercado financiero, algunas se pueden abrir con 1 peso.

Jugando en línea

En la actualidad, cada vez es más común que los niños pasen tiempo en internet buscando información para sus tareas escolares, en videojuegos o en redes sociales. Ayúdalos a encontrar páginas web sobre educación financiera de fácil acceso para ellos y siéntate a su lado unos minutos y explícales los conceptos que no comprendan.

Entre los sitios web infantiles de finanzas que pueden encontrar en el mundo de internet, están la sección para niños del portal de educación financiera de la SHCP, la sección infantil de Condusef y el espacio web para niños de Banxico.

Los niños y la educación financiera

Pon el ejemplo

Los niños aprenden lo que se les enseñan en casa, por eso es muy importante que, si vas a enseñarle a tu hijo cómo empezar a ser una persona responsable con el dinero, tú lo seas también. Es muy importante que vean que los comportamientos financieros saludables dan buenos resultados. ¡Prediquemos con el ejemplo!