icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

11 tips para ahorrar dinero fácilmente

11 tips para ahorrar dinero fácilmente

El concepto de “ahorro” puede convertirse en una tarea algo complicada si eres una persona con poco autocontrol. Existen formas de ahorrar muy efectivas como el método de las 52 semanas, utilizar un fondo de ahorro y el truco de la recompensa, sin embargo, cada uno requiere de paciencia y sacrificar algunos gustitos que representan una pérdida considerable a la larga.

¡Pero no tienes porque desanimarte! Existen muchos métodos más sencillos que te ayudarán a guardar dinero fácilmente. Conócelos y aplica los que creas que mejor te funcionen.

Fija una cantidad para ahorrar

Toma en cuenta tus ingresos y tus gastos mensuales fijos, de ahí calcula una cantidad de dinero (aunque sea muy pequeña, no importa) que puedes guardar. Es importante que tu presupuesto mensual no se vea afectado si le restas ese dinero.

Pide ayuda

Será básicamente lo mismo acudir a una caja de ahorro, pero sin los trámites. Simplemente pídele a alguien de tu familia y que sea de tu absoluta confianza que esconda tu dinero en un lugar que desconozcas y sólo te permita tomarlo para verdaderas emergencias. 

Identifica qué gastos no te aportan nada

Tratar de llevar cierto estilo de vida puede llegar a ser un desperdicio de dinero. El objetivo del ahorro no es sólo acumular ganancias, sino saber invertirlas. Haz un análisis completo de qué cosas son completamente funcionales (como gas, luz, internet) y otras de las que puedes prescindir. En pocas palabras, lo recomendable es sólo usar el dinero en algo verdaderamente útil.

Lleva un registro de tus gastos

Similar a hacer un presupuesto mensual, llevar un registro de los gastos que haces cada semana o cada mes te ayudará a identificar aquellas salidas de dinero que no representan un gran problema, también el caso contrario, que son los gastos que debes cuidar más porque son constantes o requieren de una gran inversión. Con ésto te administrarás mejor, de tal forma que podrás ahorrar y seguir cubriendo tus gastos sin afectar tu presupuesto.

No uses la tarjeta de crédito

Un error que suele cometer la gente es apoyarse mucho en las tarjetas de crédito para hacer compras sin cargar dinero. Pero no debemos olvidar que éste es más bien un recurso para emergencias y lo recomendable es sólo usarla para adquirir productos de larga duración, así que es mejor mantenerla bien guardada a menos que requieras un refrigerador nuevo o algo por el estilo.

Cuida la luz y el agua

Empezar a ahorrar no significa sólo cuidar y guardar el dinero físico, también implica cambiar ciertos hábitos que, sin darnos cuenta, nos han hecho gastar mucho. Apaga las luces, desconecta aparatos electrónicos que no uses, recicla el agua de la regadera y has comidas que alcancen para ti y tu familia unos dos días, de este modo no sólo implementarás un ahorro en la familia, sino que también cuidarás el ambiente.

Aprovecha ofertas

En serio, cuando vayas al mercado o al supermercado, fíjate bien en si los productos que necesitas están en oferta y si son duraderos (como embutidos, enlatados y alimentos secos) aprovecha para comprar en abundancia.

Haz un calendario y revisa el incremento del ahorro

A las personas nos gusta ver resultados cuando hacemos algo para motivarnos a continuar. Por ello, hacer una calendarización en la que anotes cuánto has ahorrado cada semana o mes te ayudará a conocer tus avances. Simplemente suma las cantidades de dinero que hayas guardado para motivarte.

Guarda los cambios

Así sean dos o tres pesos lo que te quede del mandado, el transporte o las copias, guárdalos. Podrá parecer una cantidad insignificante de dinero, pero recuerda que de gota en gota se va llenando el vaso, lo mismo aplica para tu cartera.

Lo que puedas hacer tú, hazlo

Actualmente están de moda los tutoriales que te enseñan a hacer muchas cosas, como remendar ropa, fabricar útiles escolares, algunos utensilios, reciclar ropa, etc. Si tienes la oportunidad de hacer alguna de éstas manualidades en lugar de gastar en ellas (e incluso ganar dinero extra) no está de más aprovechar la oportunidad.

Compra un cochinito

El truco más antiguo y famoso del mundo, pero que sí funciona. ¿Los has probado antes y siempre terminas haciéndole un hoyito en la panza por donde le sacas el dinero poco a poco? Trata ahora poniéndole un nombre a tu cochinito y platicando con él de vez en cuando, así creas apego y te va a ser difícil romperlo.

No olvides que llevar un ahorro privado puede convertirse en una inversión a largo plazo, es decir, en caso de suceder alguna situación que se salía de tu presupuesto como una visita al hospital o una excursión escolar, podrás acudir al fondo de emergencia que has ido acumulando. ¡Comienza desde ahora!