icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

5 diferencias entre las tarjetas de crédito y débito

5 diferencias entre las tarjetas de crédito y débito

Las tarjetas de débito y crédito son aquellas herramientas con las que un banco o institución financiera te facilita diferentes transacciones de dinero. Una de ellas te permite realizar “compras diferidas” en establecimientos o por internet y la otra, hacer pequeñas inversiones de dinero para obtener ganancias en forma de rendimientos. 

A pesar de que ambas son respaldadas por un banco, su función y alcances son completamente diferentes

Para poder aprovechar al máximo cada una de ellas es importante que conozcas sus características y diferencias. 

¿Qué es una tarjeta de débito?

Es un plástico que está asociado a una cuenta corriente que tengas en el banco y al saldo que tengas disponible. Cualquier pago que realices se descontará de manera automática de tu saldo. Lo único que se debe recordar es el número PIN para validar la operación de pago y tu aprobación será inmediata.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

También es una tarjeta plástica personalizada con la que puedes realizar compras en diversos establecimientos. La principal diferencia con la tarjeta de débito es que, al pagar con una tarjeta de crédito, es el banco quien le paga al establecimiento y los tarjetahabientes se comprometen a pagarle al banco la cantidad que gastaron en un plazo determinado.

¿Cuáles son las 5 diferencias básicas entre las tarjetas de crédito y débito?

1.  Aprobación del banco y papeleo

Cuando se abre una cuenta corriente o de cheques, el banco te otorga una tarjeta de débito como parte del proceso rutinario. La tarjeta de crédito es una solicitud que queda a criterio del banco para su aprobación dependiendo de tu historial crediticio. 

2. Comisiones y cargos

Con una tarjeta de crédito, te pueden cobrar comisiones por emisión de la tarjeta, anualidades, transferencia de saldos o disposición de efectivo. Estas varían entre bancos y tipos de tarjetas, pregunta en tu banco qué comisiones te cobran.

Las tarjetas de débito también pueden cobrar comisiones por apertura de cuenta, pero en su caso también por mantener un saldo mínimo promedio, reposición de plástico o sacar dinero en cajero automático de otro banco. Consulta qué comisiones aplican a tu tarjeta.

3. Límite de crédito

El límite de dinero a usar en la tarjeta de débito será igual a los fondos disponibles en la cuenta corriente. Mientras que con la tarjeta de crédito hay un límite de crédito que el banco determina de acuerdo con tus ingresos.

4. Seguridad

Cuando te roban una tarjeta de débito, tu dinero se queda congelado hasta que el banco arregla esa situación, mientras tanto, no puedes disponer de tu dinero.

En el caso de las tarjetas de crédito, se presenta una aclaración al banco señalando el robo y éste de inmediato la cancela para que quien haya tomado tu tarjeta no siga gastando tu crédito.

5. Promociones

A diferencia de las tarjetas de débito, las de crédito te permiten acceder a las diferentes promociones que ponen los establecimientos, como descuentos, pagos a meses sin intereses, compras a plazos o diferidas. Los bancos también premian el uso de una tarjeta de crédito con programas de puntos con los que pueden pagar productos o comisiones posteriormente.  Algunas tarjetas de débito, te permiten realizar inversiones de “bajo riesgo” domiciliadas a tu tarjeta. Ésto no es una promoción como tal, pero sin duda es un beneficio para ti, pues una inversión puede considerarse como un “ahorro para el futuro”.  

¿Cuál instrumento de compra es mejor? Eso dependerá de tu situación. Considera que tener una línea de crédito es ventajoso para aprovechar oportunidades de compra a las que no pudiéramos acceder con nuestros fondos ahorrados.