icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

¿Cómo saber si estoy en el buró de crédito?

¿Cómo saber si estoy en el buró de crédito?

¿Qué es el Buró de Crédito?

Los Burós de Crédito son una Sociedad de Información Crediticia. Es decir, son organizaciones que se encargan de recopilar los historiales crediticios de las empresas y personas. Significa que desde que solicitas una tarjeta de crédito o un préstamo y te lo otorgan quedas registrado en el Buró de Crédito, donde te abren un expediente en el que se registrará toda tu actividad.

Una vez recopilada tu información, se analizan todos los datos que contenga, como el número de créditos que has solicitado y cuántos te han sido otorgados, así como el monto total de tu deuda. Además, evalúan si realizas tus pagos dentro de las fechas límite y, en caso de lo contrario, el número de veces que te han requerido por falta de pago.

Cuando han terminado de analizar tu información, la califican en forma positiva o negativa.  Si tienes una calificación crediticia positiva, las instituciones financieras sabrán que tienes la capacidad de pago y eres confiable para que te otorguen un crédito o cualquier otro instrumento financiero.

Si es negativa, cuando solicites cualquier tipo de crédito te será negado. El Buró de Crédito prevé que no tendrás el capital necesario para pagar tu préstamo o porque no cumples en forma puntual con tus pagos. A pesar de ésto, no debes considerarlo una lista negra, pues es posible mejorar tu historial crediticio cumpliendo con tus pagos aún después de tener faltas.

Historia del Buró de Crédito

El primer Buró de Crédito apareció en 1996 en la Ciudad de México y fue el que se encargó de sentar las bases y reglas para los movimientos crediticios en el país. El Buró de Crédito surge de la unión de la empresa Transunion, empresa fundada en 1960 y que se convirtió en uno de los Burós de crédito más importantes de Estados Unidos y los 6 bancos líderes de México de ese tiempo.

Poco después surgió el Buró de Crédito para empresas que se dedica a vigilar los movimientos crediticios de las pequeñas, medianas y grandes empresas. 

En 2005 aparece el Círculo de crédito de la mano de Grupo Chedraui, Grupo Elektra, entre otros. La aparición de esta empresa significa el quiebre del monopolio inicial del mercado y el auge de la competencia en la industria.

A pesar de ser empresas relativamente nuevas, los Burós de crédito han adquirido gran importancia para el desarrollo y adquisición de créditos en México y se han extendido a todo tipo de servicios.

¿Cómo sé si estoy en el Buró de Crédito?

Todas la personas físicas y morales que cuenten con algún producto financiero, forman parte de la base de datos del Buró de Crédito.

Si tienes una calificación crediticia negativa en tu historial crediticio, es probable que te haya sido notificado por tu institución financiera, o bien, que te hayas dado cuenta porque se te negó un nuevo crédito, como una tarjeta departamental, o un servicio, como un plan de telefonía celular con contrato o la contratación de un sistema de televisión de paga.

Si no te han notificado nada pero deseas saber cómo apareces en el Buró de Crédito, tienes derecho, por ley a consultar una vez al año en forma gratuita tu estatus crediticio. 

Te recomendamos consultar con la empresa que más te convenza para saber tu calificación. Si descubres que no es muy buena, puedes enmendar los errores que has estado cometiendo y mejorar tu historial crediticio. Esto a largo tiempo, te beneficiará en diferentes formas, por ejemplo, te pueden aumentar el límite de crédito o puedes ser candidato a tener más de un crédito al mismo tiempo.

También puedes solicitar un reporte de crédito especial poniéndote en contacto a través de tu correo electrónico con el Buró de Crédito. 

¿Por qué estoy en el Buró de Crédito?

¿Cómo saber si estoy en el buró de crédito?

Estar en el Buró de Crédito no es siempre negativo como se tiende a creer. Todas las personas que hayan obtenido algún tipo de crédito están registrados en el Buró  y todos sus movimientos quedan registrados en un historial crediticio.

No pagar o hacerlo con retraso es uno de los motivos por los que estar  en el Buró con una calificación crediticia negativa. Misma que le reportan a quienes soliciten tu información previo a otorgarte créditos o servicios. 

Las consecuencias de estar mal calificado en el Buró de Crédito no son favorables, pero puedes limpiar un poco tu historial crediticio si te pones al corriente con tus pagos.

La importancia de las UDIS

¿Qué son las UDIS?

UDIS son las siglas de las Unidades de Inversión cuyo valor depende directamente de la inflación. Se utilizan generalmente para solventar obligaciones de créditos hipotecarios o cualquier acto mercantil.

¿Para qué sirven?

Aparecieron por primera vez en 1995 después de la crisis económica del 94, también conocida como “El error de diciembre” y que tuvo como consecuencia la devaluación del peso mexicano. Su objetivo es el de permitirle a las personas físicas que no cumplen con los requisitos que piden las instituciones financieras para adquirir créditos hipotecarios, poder acceder a uno. Recientemente, también son usadas como medio de inversión por medio de los UDIBONOS.

Otra finalidad de las UDIS es proteger tu dinero de la inflación, es decir, si inviertes tu dinero en UDIS, estas van generando intereses que aumentan cada año. Así, cuando lo retiras, obtienes más de lo que habías invertido inicialmente.

Preguntas que se hacen personas y empresas sobre el Buró de Crédito y su historial crediticio

¿Se puede borrar mi mal historial?

Sí, pero depende del monto por el que se te haya puesto una mala calificación.

Si tu crédito tiene un adeudo menor a:

  • 25 UDIS (más o menos $113 pesos) se eliminan después de un año.
  • 500 UDIS (más o menos $2,260) se eliminan después de dos años.
  • 1000 UDIS (más o menos $4,520) se eliminan después de cuatro años.

Ten en cuenta que los plazos comienzan a correr desde el momento en que el otorgante de crédito reportó el retraso o desde la última vez que el Buró de Crédito actualizó su información. También, es importante que, para poder borrar tu mal historial, no hayas cometido algún fraude en tus créditos ni lo tengas en proceso judicial

¿Quién tiene acceso a mi información?

Nadie más que tú y tu(s) otorgante(s) de crédito pueden acceder a tu historial. De todos modos, puedes solicitar un reporte de crédito especial para asegurarte de que tu información siga siendo confidencial. 

¿Es conveniente estar fuera del Buró?

Contrario a lo que la gente cree, no. El Buró de Crédito no es una lista negra, todos los que solicitan un crédito son inmediatamente registrados, lo que no te conviene es que estés mal calificado. La consecuencia de “salir” del Buró sería que como los otorgantes de crédito no tienen un historial para corroborar la información de tu solicitud, tardaría una eternidad poder obtener tu crédito, eso en el mejor de los casos; en el peor, nunca lo recibirías. 

¿Cómo saber si mi empresa está en el Buró de Crédito?

Si eres dueño de una empresa y alguna vez solicitaste una línea de crédito, crédito automotriz, crédito hipotecario y/o servicio de telefonía o televisión de paga a nombre de la misma, entonces estás en el Buró de Crédito.

¿Por qué sigue mi empresa en el Buró de Crédito si ya pagué?

Un crédito se conserva registrado hasta por 72 meses, que se cuentan partir de la fecha en que se liquidó totalmente y el otorgante de crédito reportó la fecha de cierre correspondiente o a partir de la última vez que se reportó la información. El Buró de Crédito únicamente elimina registros de acuerdo con lo establecido en la Ley para regular a Sociedades de Información Crediticia y las reglas generales de Banco de México.

Soy otorgante de crédito, ¿qué necesito para contratar el servicio del Buró de Crédito?

  • Otorgar crédito a tus clientes de forma habitual y profesional.
  • Firmar un contrato de prestación de servicios con Buró de Crédito que requiere:
  1. Llenar la solicitud de servicio.
  2. Entregar el acta constitutiva de la empresa.
  3. Copia de poderes del representante legal de la empresa.
  4. Copia de alta de SHCP.
  5. Copia de cédula fiscal,
  • Proporcionar el 100% de tu cartera de acreditados al Buró de Crédito una vez firmado el contrato y actualizar la información mensualmente.

¿Necesito autorización de mis clientes para reportar la información al Buró?

No. Por ley, cualquier otorgante de crédito está autorizado para proporcionar la información crediticia de sus clientes al Buró de Crédito, sin requerir la autorización de la persona o empresa que es su acreditado. 

¿Cómo evito estar mal calificado en el Buró de Crédito?

Si haces todo ésto, se verá reflejado en tu historial crediticio y tu calificación subirá, dándote la oportunidad de solicitar un crédito nuevo sin la necesidad de las UDIS. 

¿En qué se basa el Buró de Crédito para calificarme?

Principalmente en la forma en que las personas registradas efectúan sus pagos, cuánto tardan en saldar sus deudas, cada cuándo solicitan créditos y si tienen cuentas de ahorro.

¿Por qué el Buró de Crédito es tan importante?

Porque aunque desaparecieran para siempre, las deudas seguirían vigentes. El Buró de Crédito no da dinero, solamente proporciona tu historial crediticio a los Otorgantes de crédito y ellos son los que deciden si te haces acreedor a uno o no. Si de repente dejaran de existir los Burós, los requisitos para adquirir un crédito aumentarían en sobremanera porque los otorgantes no tienen un precedente para saber si eres confiable, tus hábitos de pago, si tienes trabajo, propiedades, familia, cuánto tiempo llevas trabajando, etcétera. Por lo que, las probabilidades de obtener un crédito serían mucho más bajas que si tuvieras una mala calificación en el Buró de Crédito y si tuvieras la suerte de ser candidato a uno, el proceso sería tan largo que cuando por fin te den el dinero, ya no lo vas a necesitar, pero aún así tendrías que pagar los intereses.

Otra posibilidad es que serían cada vez menos los créditos otorgados, ya fuera por la cantidad de personas que requieren uno o el límite por persona. 

Así que, si alguna vez le pediste a la estrella fugaz que el Buró de Crédito desapareciera para poder obtener ese nuevo crédito para pagar el predial, mejor busca obtener nuevos financiamientos para ponerte al corriente con tus pagos y mejorar tu calificación en el Buró, ésto le mostrará que estás cumpliendo y que eres sujeto a crédito.

Mitos y realidades sobre el Buró de Crédito

¿Cómo saber si estoy en el buró de crédito?

Los Burós de Crédito parecieran personajes de mitología por todo lo que se dice de ellos. Que si son buenos, que si son malos, que si te chupan la sangre mientras duermes, etc. A continuación, te presentaremos los mitos más populares sobre los Burós de crédito y sus, no tan crudas, realidades.

Mito: El Buró de Crédito es una empresa del gobierno.

Realidad: No es así, es una empresa privada que se encarga de recibir, integrar, administrar y enviar la información crediticia de las personas que han obtenido un crédito de cualquier tipo.

Mito: El Buró de Crédito cobra deudas.

Realidad: Incorrecto, ningún Buró se encarga de cobrar tus deudas, pues no aprueba ni otorga créditos, solamente analiza tu historial crediticio y lo califica con tres colores: Verde (estás al corriente y liquidaste tus deudas), amarillo (existe un atraso de 1 a 90 días) y rojo (el atraso rebasa los 90 días y no eres sujeto a crédito).

Mito: No podrás escapar del Buró de Crédito.

Realidad: Los registros se eliminan al cumplir los 6 años de antigüedad. 

Mito: Si les pagas, eliminan tu mala calificación en tu historial crediticio.

Realidad: Eso es completamente falso, ilegal y se llama soborno. Sólo puedes cambiar a positiva la calificación de tu historial saldando tus deudas con quien hayas solicitado el crédito.

Mito: No te van a dar un crédito si estás en el Buró.

Realidad: De nuevo, todos los que alguna vez obtuvieron un crédito está registrados en el Buró, eso no afecta en nada la adquisición de un nuevo crédito, lo que afecta es tener una calificación negativa.

Mito: El Buró de Crédito viola la confidencialidad de los datos de las personas y empresas.

Realidad: Cualquier Buró de Crédito tiene un estricto nivel de seguridad en cuanto a la información de las personas y empresas se trata. Nadie puede consultar el Reporte de crédito de una persona u empresa sin autorización de ellos.

Mito: Si pagas todas tus deudas, te sacan del Buró de Crédito.

Realidad: Esto es falso, aunque los registros se eliminan al cumplir 6 años, durante ese tiempo lo que sucede si te mantienes al corriente con tus pagos es que tu calificación crediticia mejorará y será más sencillo para ti acceder a un nuevo crédito.

Mito: El Buró te “boletina”.

Realidad: “Boletinar” se refería a la antigua práctica de las empresas de manchar la imagen de sus trabajadores más conflictivos ante otras empresas para evitar su contratación; sin embargo, actualmente significa mandar el currículum de los trabajadores a empresas diferentes donde podrían desarrollarse mejor profesionalmente. El Buró de Crédito no se dedica a “boletinar”.

¿Cómo entrar al Buró de Crédito?

Como ya sabes, resulta muy conveniente tener un historial crediticio en el Buró de Crédito para poder acceder a diferentes líneas de crédito y no te afecta negativamente en nada si mantienes tus pagos en tiempo y forma.

Si tú mismo quieres obtener uno o por lo menos ir creando un historial en caso de necesitarlo en el futuro, te recomendamos hacer los siguiente:

Estabiliza tus cuentas bancarias

Abre una cuenta de ahorro y deposita pequeñas cantidades de dinero cada mes, ésto le dirá al Buró de Crédito que eres una persona responsable, con ingresos fijos y que sabe ahorrar, por lo que comenzaras con el pie derecho tu historial crediticio.

Pide pequeños préstamos

No se te vaya a ocurrir pedirle prestado a tu compadre o comadre, no funciona así. El objetivo es que solicites un microcrédito a una institución, algo que puedas pagar rápidamente y nutrir tu historial crediticio. 

Si no tienes la necesidad de solicitar un préstamo pero si quieres comenzar a tener un buen historial crediticio, en el simulador de crédito de Financiera puedes calcular el monto del préstamo que quieras y los intereses.

Adquiere tarjetas prepagadas, de servicios o compras

Investiga instituciones que otorguen tarjetas prepagadas, son un buen comienzo antes de ir por la de crédito para aprender a administrarte. 

Otra opción es adquirir una tarjeta American Express que no tiene límite de crédito, pero debes pagar lo que consumes.

Adquiere una tarjeta de crédito con una línea de crédito accesible

Tu primera tarjeta de crédito deberá tener una línea de crédito pequeña y tendrás que usarla responsablemente. Si mantienes tus pagos al corriente, tu historial crediticio mejorará y la propia institución donde la adquieras irá ampliando tus límites de crédito.





Infografía: 8 alternativas para salir de deudas

Si aprendes a nadar, no te ahogarás en deudas.
Blog Independencia