icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

No planificar tus gastos puede llevarte a gastar más de lo que ganas y, por tanto, deber a un banco u otra institución mucho más de lo que puedes pagar. 

Salir de deudas no es tan complicado como te imaginas. Lo único que necesitas es crear una estrategia que se adecue a tus necesidades, seguirla al pie de la letra y seguir nuestros consejos para salir de deudas.

Si tienes una deuda, lo primero que necesitas saber es que no estás solo y endeudarse es más común de lo que crees. En México, hay más de 27 millones de tarjetas de crédito  que se encuentran en circulación y, en promedio, 84% de sus usuarios reportaron que no saben calcular los intereses generados que se les cobran, ni porqué o cómo tienen que pagarlos. ¡Peor aún! Hay mucha gente que sigue confundiendo una tarjeta de crédito con una débito y por eso se llenan de deudas.

Es probable que, aunque pagues en forma puntual tu tarjeta cada mes, no veas ninguna disminución en tu saldo final y ahora debas mucho más de lo que gastaste originalmente. 

Es necesario que estés consciente que una tarjeta de crédito no es dinero extra que puedes gastar a tu gusto sin la necesidad de devolverlo en algún momento. Todo lo que consumas con una tarjeta de crédito lo debes pagar lo más pronto posible para evitar que los intereses aumenten el valor original de tu compra o servicio. 

Nunca debes de olvidar que lo que consumas mediante esta forma de pago, no debe superar tu capacidad de pago que tengas. 

Es decir, que si ganas $15, 000 pesos mensuales, tus compras no deben superar el 30% de tu salario, ni mucho menos su totalidad. En la medida de lo posible, analiza si tu compra es necesaria o si está dentro del rango de tus posibilidades. Por eso siempre dicen que la tarjeta de crédito es “sólo para emergencias”.

También debes considerar que los pagos tardíos en tus créditos hipotecarios u automovilísticos, entre otros, generan un recargo porcentual que aumenta significativamente el monto de tu adeudo final. 

Es posible que, si realizas los pagos mensuales en forma tardía, solo pagas el mínimo o has dejado de pagar tu deuda, te pasen al buró de crédito.  

¿Puedes salir de deudas sin volver a endeudarte? 

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

¡Claro que puedes! El primer paso para cubrir tus deudas es reconocer que estás endeudado y que tu capacidad de pago está sobrepasada. Para salir de deudas es necesario que realices un plan financiero y te ciñas a él. Así te asegurarás de no volver a adquirir una deuda que ponga en peligro tu estabilidad económica. 

Una buena idea es siempre tener un presupuesto mensual en el que contemples tus gastos fijos y variables e incluso ahorres un poco más para gastos completamente inesperados como pudiera ser una enfermedad, un choque o una multa. Tener a la mano “un guardadito” te ayudará a salir de deudas cuando menos te lo esperes.

Antes que nada, debes comprender qué es una deuda para que puedas salir lo más rápido posible de ella.

Un adeudo es el pago obligatorio que tienes que hacer a una persona o institución por haberte brindado un bien o un servicio. 

Las deudas financieras, tienen un monto mínimo a pagar, un plazo para pagar el monto y un interés por haber dispuesto de ese préstamo o crédito. 

Con la información que te hemos dado hasta ahora, es necesario que evalúes por ti mismo si es necesario ordenar tus finanzas para posteriormente decidir qué alternativa te conviene más. 

Primero, enlista tus gastos e ingresos: 

Detectar todo el dinero que entra y sale de tu bolsillo. Te recomendamos anotar tus gastos mensuales, el monto de tus adeudos y el total de tus ingresos. No omitas ningún gasto pues a lo mejor puedes detectar alguno que no es necesario en este momento. Para eso te recomendamos que detecta cuáles son fijos y cuáles variables. 

Los primeros son aquellos que no puedes dejar de pagar como la renta, el teléfono, el gas o las colegiaturas, entre otros. Los segundos son lo que gastas en entretenimiento, ropa y transporte, entre otras eventualidades. Reduce estos últimos a lo indispensable. Verás que puedes ahorrar una cantidad importante que te permitirá aumentar el monto que puedes destinar al pago mensual de tu deuda.

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

Una recomendación general es que el monto destinado a tu deuda no supere el 30% del total de tus ingresos para que puedas vivir con soltura. 

Segundo, si ya tienes una deuda o estas desempleado, evita utilizar las tarjetas de crédito: 

Resulta muy tentador utilizarlas cuando no tienes efectivo. Pero recuerda que no son un sustituto de tu tarjeta de débito, ni es dinero extra. Tampoco las utilices esperanzado de que eventualmente, cuando tengas el dinero, las podrás liquidar. 

Recuerda que, al no pagarla puntualmente, los intereses aumentarán el total de tu deuda. 

Por lo tanto, procura hacer compras que sean estrictamente necesarias en efectivo o débito. 

¿Por qué aumentó tan rápido mi deuda en las tarjetas de Crédito?

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

Supongamos que realizas una compra por $1,000 pesos, realizaste un pago mensual a tu tarjeta de $200 pesos y al mes siguiente en tu estado de cuenta se indica que debes $88. Te preguntarás de dónde salieron esos $88 pesos. Son los intereses y/o comisiones que el banco cobra por haberte prestado el dinero. Y no, no es una estafa ni un robo, simplemente puede ser que no hayas leído todos los términos y condiciones a la hora de solicitar el crédito.

Revisa atentamente el contrato que se firma cuando adquieres un crédito, ahí están especificados los porcentajes de intereses que cobrarán, así como el monto de las comisiones. Si te quedan dudas, siempre puedes hacer una consulta de términos en la institución financiera donde solicitaste el crédito. 

Recuerda que estos valores varían de acuerdo a la institución bancaria y al tipo de crédito que hayas solicitado.  

Esta información también estará desglosada en los estados de cuenta. Ahí encontrarás no sólo el desglose de los gastos que realizaste, sino el monto de los intereses y comisiones que se suman a lo que debes en total. 

Ahora, es posible que hayas estado realizando tus pagos en forma errónea y que por eso, aunque hayas estado pagado puntualmente tu crédito, el monto que adeudas crece mes con mes. Es muy importante que corrijas esto de inmediato, de lo contrario, se seguirá perdiendo tu dinero y tu deuda aumentará.

En la Ciudad de México es muy común que las personas, por mantener cierto estilo de vida, hagan gastos en exceso o innecesarios. No está mal consentirse de vez en cuando si se tienen los ingresos para hacerlo, pero si te otorgaron una línea de crédito, es tu responsabilidad usarlo de tal manera que no afecte tu historial crediticio y tu tasa de interés se mantenga en un rango estable que te permita ir pagando sin que aumente demasiado la deuda. este error se da comúnmente porque los habitantes de la Ciudad de México no saben exactamente en qué consiste una tarjeta de crédito y cómo usarla.

Otro error bastante grave, y a la vez común, que podría llevarte a aumentar tu deuda, es  confundir una tarjeta de crédito con una de débito. Cuando haces una compra con tu tarjeta de débito, el dinero que estás dando es tuyo, pues la tarjeta lo descuenta de tu propio saldo. En pocas palabras, es tu propio dinero que ganas, lo metes en la tarjeta y lo puedes sacar en un cajero automático. En cambio, con la tarjeta de crédito, el banco te está prestando una cantidad de dinero para tus compras que debes ir reponiendo cada vez que lo usas.

Si crees que una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito son lo mismo y te gastas el dinero como si fuera tuyo, no es de sorprenderse que tus deudas aumenten.

¿Cómo salir de deudas sin volver a endeudarte?

En la sección de pagos encontrarás dos cifras a pagar, el pago mínimo y el pago para no generar intereses. 

La primera corresponde a la cantidad mínima requerida por el banco para mantenerte con un buen historial crediticio. Pero debes tener cuidado porque ese monto no incluye los intereses que la institución te cobra.  Si decides pagar sólo esa cantidad, verás que el total que adeudas aumenta mes con mes, sin importar si utilizaste o no tarjeta de crédito. 

La segunda cifra es el pago para no generar intereses. En el pago de esta cifra, están incluidos los intereses que el banco te cobra. Pero ¿Qué pasa si realizaste una compra a meses sin intereses? Por ejemplo, compraste una televisión que te costó $15,000 pesos a 12 meses sin intereses. Cada mensualidad de $1,250 pesos está incluida dentro de este cargo. 

Por lo tanto, si pusiste una compra a meses sin intereses, pero decides hasta el momento solo has pagado la cifra que aparece en el pago mínimo global, el banco registrará que no has estado pago la mensualidad de tu televisión y te cobrará un interés por pago impuntual. 

Además de los intereses, los bancos cobran comisiones, que son los gastos administrativos y costos relacionados a la operación de tu crédito

El tipo de comisiones varía de acuerdo al tipo de crédito de hayas solicitado como nómina, hipotecario, cuentas de cheques, automovilístico o tarjetas de crédito.  

Sin embargo, en términos generales, te cobrarán al menos dos comisiones: La primera que corresponde a la apertura de tu crédito y la segunda, a las operaciones que realices. Cuando no realizas tus pagos, los bancos o las instituciones financieras, te pueden cobrar un comisión por incumplimiento, está en los términos y condiciones de la solicitud. 

Si la tentación de comprar con tarjetas de crédito es muy grande, guarda los plásticos en un lugar seguro. 

Si crees que aún así, te sentirás tentado a sacarla y utilizarla, te recomendamos destruir el plástico. Lo podrás volver a tramitar cuando hayas recuperado la estabilidad económica. 

Existen varias opciones en las que puedes sanar tus finanzas. De acuerdo a tu propia situación, elige la que más te convenga y consigue pronto libertad financiera.





Infografía: 8 alternativas para salir de deudas

Si aprendes a nadar, no te ahogarás en deudas.
Blog Independencia