icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

Formas de ahorrar dinero y malas prácticas que debes evitar

Formas de ahorrar dinero y malas prácticas que debes evitar

Aunque hay varias formas de ahorrar dinero que sólo exigen disciplina y buenos hábitos de consumo, la mayoría de las personas no logran reservar ni una pequeña parte de sus ingresos. Todas sus cuentas están en ceros y la alcancía vacía. Esta grave situación les impide cubrir planes, alcanzar objetivos o hacer frente a épocas de crisis financiera.

¿Por qué resulta tan difícil ahorrar?

Principalmente, por el exceso de gastos y deudas. No existe posibilidad de ahorro. Por el contrario, la situación es cada día más complicada y llega el momento en que todo revienta y ya no podemos pagar.

Cuando gastamos más de lo que ganamos, nos sobreendeudamos y obtenemos ingresos únicamente para cancelar obligaciones (cuando se puede) y cubrir parte de los gastos del mes.

De ahí que debamos medir nuestros gastos y tenerles miedo a las deudas. Deberíamos adquirir sólo obligaciones financieras que nos representen un beneficio real, como un crédito hipotecario, un préstamo para estudio o para invertir en un negocio. Cosas por el estilo. Endeudarse para vacacionar, comprar tecnología o electrodomésticos no siempre es buena idea. Si lo hacemos, tenemos que hacerlo de forma mesurada.

Pero ¿por qué razones se endeudan las personas?

Es una pregunta mucho más compleja que la relacionada con las formas de ahorrar dinero, puesto que las razones de endeudamiento son muchas. Sin embargo, existen algunas tendencias al respecto que vale la pena tener en cuenta:

De acuerdo con los resultados de un estudio de la reparadora de crédito “Resuelve tu Deuda”, la principal causa de endeudamiento entre los mexicanos es una mala administración financiera. De hecho, el 62% de las personas que llegan a sus oficinas lo hacen por este motivo.

La mala administración financiera está estrechamente relacionada con el mal uso del crédito.

Formas de ahorrar dinero y malas prácticas que debes evitar

Cuando vemos las tarjetas y préstamos como ingresos adicionales, compramos sin medir nuestra capacidad de pago y aceptamos productos financieros sin pensarlo detenidamente.

Sumado a lo anterior, también podemos endeudarnos por las siguientes razones:

  • Eventos que perjudican nuestro estilo de vida y nos llevan a la incapacidad material de pagar: Hacen referencia a los sucesos relacionados con la reducción de ingresos, como la pérdida del empleo, o a la aparición de gastos imprevistos, como la enfermedad de un familiar o las malas inversiones.
  • Administración inadecuada de nuestros ingresos y falta de planificación y orden en los gastos: Esto sucede por una mala educación financiera, que no nos permite identificar correctamente todos los gastos que tenemos y asignar eficientemente el presupuesto para cubrirlos. Recordemos que estos deben clasificarse en fijos y variables. Además, debemos priorizarlos, para tratar de sacar de nuestro presupuesto aquellos gastos innecesarios. La idea es relacionarlos con el registro de nuestros ingresos y acomodarlos de modo tal que sean mucho más bajos.
  • Descontrol en las deudas: Producto de la mala administración de ingresos y gastos reseñada anteriormente. El gastar más de lo que ganamos al mes nos obliga a endeudarnos para poder cubrir las necesidades que se presenten. Esta situación se convierte en la llamada “Carrera de Ratas” descrita por Robert Kiyosaki en Padre Rico Padre Pobre, donde nuestros gastos crecen al mismo ritmo (o más rápido) de nuestros ingresos. Pagamos un préstamo y corremos por otro que pagamos tiempo después para volver a endeudarnos. Como una rata en la rueda de su jaula.
  • Adquisición de deudas malas: Son aquellas deudas para la compra de cosas que no nos representan ningún beneficio real, por lo menos en términos económicos, y por el contrario nos quitan dinero. Por ejemplo, un auto lujoso que solo usamos para salir los fines de semana con la familia. Eso no es una necesidad, solo es un artículo que satisface nuestro ego pero que puede vaciar rápidamente nuestro bolsillo si no contamos con el músculo financiero para pagar su mantenimiento y las cuotas del crédito en el banco.
  • Adquirir lujos como si fueran necesidades: Un poco relacionado con lo anterior. La compra de artículos lujosos que no son prioritarios puede reventar nuestro presupuesto, obligándolos al endeudamiento para cubrir gastos que sí son prioritarios, como el arriendo, la alimentación, el transporte, etc. Antes debemos ahorrar y comprar activos que nos produzcan dinero con el cual darnos ciertos “lujitos”.
  • Pedir adelantos de sueldo en el trabajo: Es una pésima costumbre que sólo demuestra lo mal que manejamos nuestras finanzas. Cuando nos llega el pago ya debemos una parte, cubrimos los gastos con el restante y a los pocos días nos toca volver a endeudarnos.
  • Compras irracionales: Las compras realizadas por impulsos emocionales afectan nuestro presupuesto porque no están planificadas. Debemos pensar muy bien antes de realizar cualquier adquisición, por mínima que sea.
  • El ambiente comercial: Las empresas tienen que vender, y el crédito es una de sus herramientas para hacerlo. Por eso en los almacenes se ven continuas ofertas de “pague a plazos”, e incluso algunos otorgan tarjetas con cupos disponibles considerables. Es necesario que, mientras nuestro presupuesto no lo permita, nos mantengamos alejados de estas tentaciones.
  • Mal otorgamiento del crédito: Algunos bancos hacen estudios de crédito deficientes y le prestan dinero a personas que no pueden pagarlos, que ya está muy endeudada.
  • Falta de previsión y cultura financiera: Relacionado con lo que hemos venido diciendo hasta el momento. Las personas no llevan un control de sus recursos, por lo que adquiere varias deudas creyendo que podrán pagarlas, cuando la realidad es totalmente opuesta.
  • El optimismo y la alta autoestima: Estas dos cualidades son peligrosas en exceso, porque pueden provocar que confiemos demasiado en nuestra capacidad de pago y nuestra habilidad para salir bien de situaciones comprometidas, sin detenernos a pensar en tasas de interés y costos de crédito que afectan nuestra liquidez.
  • Los patrones de conducta: La gente muy desordenada tiende a endeudarse más que la metódica y organizada, porque por naturaleza no clarifican bien sus ingresos y gastos.
  • Los salarios bajos: También hay que decirlo. Muchas personas no pueden cubrir sus gastos fijos mensuales con el sueldo que reciben, simplemente porque el costo de vida en el país es cada vez más alto. Por lo cual se ven obligadas a recurrir a la deuda para poder subsistir. No obstante, con una buena educación financiera deberían aprender a justa su forma de vida a su nivel de ingresos.

Es necesario evitar este tipo de situaciones, pues son las que nos llevan al sobreendeudamiento que nos impide ahorrar y lacera nuestro bolsillo hasta dejarnos en la quiebra. 

Eduquémonos financieramente y evitemos las compras por impulso, y ya veremos cómo mejoran nuestras finanzas. Además, es importante cancelar las  tarjetas de crédito que no usamos para evitar la tentación de gastar su cupo.

Antes de adquirir una deuda debemos evaluar muy bien nuestra capacidad de pago en el corto, mediano y largo plazo. Además, debemos meditar muy bien sobre la necesidad de la misma ¿En realidad es necesario adquirir ese televisor de 60 pulgadas y última tecnología? ¿O uno de 40 puede cumplir la misma función con un endeudamiento menor? Es una de las mejores formas de ahorrar y nos evita adquirir obligaciones financieras innecesarias.

Cuidado con el endeudamiento estacional

Formas de ahorrar dinero y malas prácticas que debes evitar 

Existen épocas del año donde solemos gastar más y, por lo tanto, endeudarnos más. Estas hacen referencia a fechas especiales como el día de la madre, el día del padre, el día del amor y la amistad, Navidad, etc. Así mismo, la temporada vacacional y diciembre son momentos del año de alto gasto.

Durante las festividades del Día de los Muertos y Halloween, por ejemplo, los mexicanos gastan entre $600 y $1,000 pesos. Decoración, dulces, disfraces y fiestas hacen parte de las cosas en las que gastamos parte de nuestro dinero en estas fechas. Si bien hacen parte de nuestra tradición y debemos conservarlas, también podemos pensar en invertir menos capital en ellas, especialmente si vivimos con ingresos ajustados y nos toca endeudarnos.

Navidad también es una época festiva en la que gastamos demasiado. 

De acuerdo a Forbes, en 2018, los mexicanos planeaban gastar en las fiestas navideñas entre $500 y más de $5,000 pesos en fiestas, mientras que una cifra superior al 64% participará en intercambios de regalos, en donde gastarán de $200 a $5,000 pesos.

Todos estos son gastos que, sin duda, nos pueden llevar al endeudamiento porque generalmente no están previstos o exceden nuestros ingresos promedio. Al respecto, los expertos señalan que el endeudamiento de estas fechas no debe de superar el 40% del ingreso total. Para el resto del año las deudas no deberían superar el 30% de lo devengado.





Ebook: Estrategias para poder ahorrar dinero

Conoce 5 efectivas maneras para ahorrar que se adaptan a tu estilo de vida.
Blog Independencia