icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

Los básicos de tus Finanzas personales

Los básicos de tus Finanzas personales

Nuestra vida no puede avanzar sin dinero, esa es una realidad. Ya sea para pagar el súper, la colegiatura, darnos un gustito o salir de viaje, siempre es necesario el dinero. Pero para que éste dure y nos siga siendo de provecho, hay que saberlo administrar correctamente. A la administración que requiere una persona de su recursos financieros se le llama finanzas personales y abarca de todo un poco, desde nuestros ingresos, el ahorro y la planificación de gastos a corto, mediano y largo plazo.

Es importante llevar un buen manejo de las finanzas personales si no queremos tener problemas a futuro que impliquen deudas imposibles de saldar, manchar nuestro historial crediticio, perder un trabajo o no poder continuar un negocio que acabamos de comenzar.

Para evitar conflictos posteriores, te invitamos a revisar los elementos básicos para comenzar a entender lo que son realmente las finanzas personales y cómo cuidarlas. Además, te diremos cuándo las cosas están bien con cada una y cuándo es recomendable cambiar nuestros hábitos financieros.

Elementos básicos y cómo saber cuando las cosas van bien o mal

Ingresos y gastos

Se trata de las entradas y salidas de dinero. Alrededor de éstas es que se generan los presupuestos mensuales 

Todo está en orden cuando: Ambos están balanceados. Tus gastos no superan a tus ingresos y tienes la posibilidad de ahorrar al final de cada mes.

Hay problemas cuando: Tus gastos superan a tus ingresos y comienzan a acumularse las deudas.

Situación Financiera

Es el estado en el que se encuentran las finanzas personales de un una persona o un colectivo. Regularmente se crean documentos llamados estados financieros que muestran la situación financiera del sujeto o sujetos en cuestión, con sus ingresos, egresos, pagos pendientes, etc.

Es estable cuando: Hay pocas o nada de deudas, los gastos e ingresos están equilibrados y no ha necesidad solicitar préstamos o aplazamientos de pagos con regularidad. 

Es inestable cuando: Las deudas nos abruman, los gastos superan a los ingresos y se buscan desesperadamente maneras alternativas de conseguir dinero o se aplazan los pagos.

Economía doméstica

Es la unidad básica de consumo o gasto de una familia que consta de dos funciones: La de adquirir los servicios y productos necesarios para el día a día y la función del ahorro. Todo forman parte de la economía familiar, aunque no ganen su propio dinero, pues es responsabilidad de cada miembro no gastar más de lo debido, cuidar lo que se tiene y no desperdiciar nada, además de buscar opciones para aumentar los ingresos o reducir los gastos.

Todo está bien cuando: El dinero alcanza bien para llegar a fin de mes, pueden ahorrar dinero, si surgen gastos no planeados hay manera de cubrirlos, todos aportan algo para mejorar la situación (ya sea monetariamente o cuidando sus hábitos financieros) y se reducen los gastos innecesarios.

Todo está mal cuando: No se respeta el presupuesto mensual, surgen gastos de imprevisto que afectan gravemente a la economía familiar y nadie aporta nada para mejorar la situación.

Plan financiero

Es un documento que cualquiera puede hacer desde la comodidad de su casa y consiste en una serie de pasos a seguir para lograr distintas metas.

Es bueno cuando: Las acciones que escribiste y estás llevando a cabo realmente te están acercando cada vez más a los objetivos que planteaste.

Es malo cuando: El tipo de decisiones financieras que tomaste no te hacen rendir el dinero, tus metas se ven cada vez más lejanas y no has podido mejorar tus hábitos financieros a corto plazo.

Gastos innecesarios

Se tratan de esos gastos de los que siempre puedes prescindir, también conocidos como gastos hormiga. No es necesario que impliquen una cantidad de dinero grande, pueden ser pequeños gastos que se hacen constantemente y es por eso que afectan al presupuesto personal.

No afectan cuando: No se hacen con regularidad. Una salida al cine cada mes, una comida esporádica en tu restaurante favorito o comprar alguna cosa cara por la que ahorramos mucho tiempo para poderla adquirir.

Afectan cuando: Son regulares,  cada semana se hace un pequeño o gran gasto que se hace acumulativo. Por ejemplo, una cajetilla de cigarros cada tres días, comer en restaurantes constantemente 

Gastos fijos

También conocidos como costes fijos, son aquellas salidas de dinero de las que no podemos prescindir y normalmente debemos cubrirlos en una fecha determinada. Es alrededor de ellos que se crean los presupuestos mensuales. La renta, colegiaturas, facturas de luz, agua o internet, o medicamentos son sólo algunos de ellos.

Están bien definidos cuando: El servicio o producto que se adquiere es verdaderamente necesario en nuestras vidas y no representa una gran pérdida de nuestros ingresos. Por ejemplo la línea del teléfono o el gas.

Están mal definidos cuando: Es un gasto significativo y lo que obtenemos es más un capricho que una necesidad. Por ejemplo, la suscripción a una plataforma de streaming o tener siempre en la despensa nuestras galletas favoritas.

Tarjeta de crédito

Es un plástico que te otorga el banco como una prestación de servicios que te permite pagar 

Se hace un buen uso de ellas cuando: Tu posición financiera no se ve afectada, tienes un buen historial crediticio y sólo la usas para pagar cosas o servicios de larga duración.

Se hace un mal uso de uso ellas cuando:La usas para pagar todo en cualquier momento, tu historial crediticio es malo y los intereses de tus deudas se acumulan.

Toma de decisiones

Aunque esto aplica para cualquier cosa, el proceso de toma de decisiones en las finanzas personales es muy importante, pues es la etapa más importante cuando estamos haciendo nuestro presupuesto mensual o nuestro plan económico financiero por ser el momento en el que escogemos la mejor opción mantener estables nuestras finanzas.

Es buena cuando: Las decisiones que tomamos financieramente nos permiten cubrir todos nuestros gastos fijos, ahorrar y alcanzar nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Es mala cuando: Las cosas siguen y igual o peor que antes de hacer la toma de decisiones para cambiar nuestras finanzas personales. 

Productos financieros

Son los instrumentos que te ayudan a invertir o ahorrar de diferentes maneras. Pueden ser cuentas bancarias, depósitos, pensiones, bonos, fondos de inversión, etc. Antes de escoger alguno, debemos tomar en cuenta varios aspectos, pues siempre se corre el riesgo de caer en estafas cuando se escogen productos financieros inseguros.

Son seguros cuando: Los otorga una institución autorizada, las tasas de interés son adecuadas, solicitan información y documentos oficiales para hacer los procesos y los montos de la comisión son reembolsables.

No son seguros cuando: Piden dinero por adelantado, no son una institución autorizada, no piden información, las tasas de interés son sospechosamente bajas y los montos por comisión no son reembolsables.

Educación Financiera

Es el proceso de conocer todos los productos y servicios financieros que tenemos disponibles, los riesgos y beneficios que tienen y cómo manejar mejor nuestras finanzas personales. Lo aprendido nos ayuda a desarrollar habilidades que permiten mejorar nuestra situación económica y por ende, nuestra calidad de vida.

Es buena cuando: Sabemos identificar productos y servicios financieros seguros, podemos hacer un presupuesto mensual acorde a nuestros gastos e ingresos, la economía familiar es estable y tenemos el hábito de ahorrar.

Es mala cuando: No reconocemos qué productos y servicios financieros son seguros de los inseguros no sabemos hacer un presupuesto mensual, no ahorramos y la economía familiar es frágil.

Objetivos Financieros

Éstos son regularmente relacionados con las empresas, debido a que se trata de metas financieras que ayuden a llegar al objetivo general de las mismas. Pero también podemos tener objetivos financieros personales, por ejemplo, ahorrar $50 pesos a la semana durante muchos años para que, a la hora de la jubilación, además de la pensión que recibamos, tengamos una cantidad de dinero extra que nos sirva para abrir un negocio o hacer un viaje. 

Son realistas cuando: Entran dentro de nuestro ingresos y egresos, no afectan nuestro presupuesto mensual y tienen un propósito.

No son realistas cuando: No se tiene una idea clara de porqué los estamos buscando alcanzar y afectan nuestro presupuesto mensual.

Cuidar de las finanzas personales no es difícil, pero es algo a lo que debes prestarle atención constantemente para que no te traiga problemas a futuro. Quédate tranquilo, esta guía de los elementos básicos es una buena manera de comenzar a cambiar nuestros hábitos financieros. 

Revísalos con cuidado y checa cómo aplica tu situación a cada uno de los puntos mencionados.





Infografía: 12 conceptos clave de educación financiera que cambiarán tu vida

Aprende de finanzas fácilmente con estos sencillos consejos.
Blog Independencia