icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

Organiza la tanda de fin de año en la oficina y aliviánate con el gasto

Organiza la tanda de fin de año en la oficina y aliviánate con el gasto

Hay dos conceptos básicos que todo mexicano maneja: Las tandas y los godínez. Una tanda es el método de ahorro más común en México, que consiste en un grupo de personas escogiendo un número de turno y aportando una cantidad de dinero preestablecida para que, dependiendo del número que le toca a la persona, reciba la suma total del efectivo. Por su parte, “godín” es el apodo que se les da a los oficinistas o burócratas.

Ambos conceptos están fuertemente relacionados, ya que cuando uno piensa en las tandas inmediatamente se le viene a la mente la imagen de las comadres de la vecindad o la de los godínez ansiosos por que sea viernes de quincena. Y es que entrar a una tanda fomenta el hábito del ahorro y saca de apuros a los que entran en ella. Tiene muchos beneficios, entre ellos que no es obligatoria y si sólo necesitas el dinero para una única ocasión, no tienes que regresar en la siguiente, tú escoges tu número (que suelen ser del 1 al 10), puedes unirte a tandas con amigos, compañeros, familiares y puede ser semanal o quincenal.

Sin embargo, así como tiene sus ventajas, tiene también sus desventajas. Es cierto que fomenta el ahorro, dado que de tu sueldo o salario debes guardar una parte para la tanda, pero al no estar vigilado por una institución financiera, corres el riesgo de que alguien se eche atrás y los demás miembros tengan que aportar más dinero para completar el monto, que no te paguen a tiempo, o peor aún, que no te paguen nunca y cómo no hay un respaldo legal, habrás perdido todo tu dinero.

Organizar una tanda

Pero esto no quiere decir que las tandas sean malas, en realidad, son la vieja confiable de la población mexicana para pagar gastos imprevistos, guardar en una cuenta de ahorro para que genere intereses o para completar un gustito. Y ahora que se vienen las compras de fin de año, a nadie nos cae mal la ayuda de las tandas.

Si quieres organizar una en tu oficina y que todo fluya como el agua sin tropiezos ni poco compromiso, aquí te decimos cómo tener tu tanda de fin de año para alivianarte con el gasto.

¿Cómo organizarla?

Primero, debes ver en qué fecha estás. Si el objetivo es que el dinero sea para solventar los gastos de fin de año, entonces debes calcular bien cuántos participantes pueden estar en la tanda, cada cuándo deben dar su aportación y la cantidad del mismo

¿A quiénes darles número?

Esta parte es muy importante. Lo más común es organizar las tandas con amigos y personas que conoces, pero si precisamente por ésto sabes que Pepe es el alma de las fiestas, pero malísimo para pagar, lo más prudente sería no invitarlo a la tanda.

Te recomendamos estudiar bien a tus compañeros de oficina, checar quiénes son los más responsables, los que en verdad pueden aprovechar el dinero y con quién tienes una mejor interacción ¡Ojo! Que ser educados los unos con los otros no significa que sean los mejores amigos, simplemente busca que en tu tanda esté gente con la que tengas una relación tranquila, con los que no hayan ocurridos roces o conflictos anteriormente. Es más que nada por ti, para que no te estreses pensando que esa persona no va a pagar sólo por molestarte. La idea es que la tanda te traiga paz este fin de año.

Acciones para que funcione

Por supuesto, al ser el organizador debes ser el primero en poner el ejemplo y siempre cumplir con tu parte del compromiso, como pagarle a tiempo al número correspondiente y, de ser necesario, arrear a los demás para que pongan su parte. Pero además de estas tareas, tienes que hacer los siguiente para que la tanda fluya:

Paga tu parte a tiempo

No hay que ser hipócritas. Si exiges puntualidad, lo menos que puedes hacer es poner tu parte el día estipulado. Por eso es importante que calcules muy bien el tiempo que tienes disponible antes de fin de año y cuánta gente va a formar parte de la tanda porque de eso va a depender fuertemente la cantidad de dinero que cada quien deba dar cada quincena o cada semana. Siempre se el primero en dar tu parte correspondiente, si fallas, estarás afecando a los demás. Recuerda “Godín no mata Godín”

tandas de dinero

No permitas que nadie se salga o ponles una penalización

Entrar en una tanda es un compromiso serio. No porque no haya una institución bancaria para controlar a los participantes significa que cada quien puede hacer lo que quiera. Muchas veces, las personas que se unen a las tandas dejan de aportar a la misma una vez reciben su parte correspondiente. Ésto no se hace, de ahí la importancia de saber a quién incluyes y a quién no.

Asegúrate de preguntarles varias veces a los interesados si verdaderamente pueden dar parte de su gasto para la tanda y haz que pasen por varios filtros de confianza y responsabilidad antes de integrarlos. Si al final, te sale una rama torcida a la que no le alcanza el dinero y se quiere salir haya recibido el dinero o no, déjale muy en claro que tiene prohibido darse de baja. Si se pone muy insistente y la situación ya es incómoda y molesta para los otros miembros, déjalo ir, pero ponle una penalización antes.

Seguro te parecerá raro, es decir, ya habíamos establecido que las tandas son métodos de ahorro independientes de las instituciones; pero eso no quiere decir que no puedan tener algún tipo de autoridad supervisándolas. Si tienes una buena relación con tu jefe, y no forma parte de la tanda, haz un contrato en el que todos los miembros de la tanda se comprometan a pagar tal cantidad de dinero tales días, que firmen y nombra a tu jefe como supervisor. Si alguno de los integrantes quiere salirse o no paga, tendrá la autoridad para penalizar al desertor.

Establece un monto y tiempo apropiados

Este punto lo repetimos tanto porque es realmente importante. Debe tener bien en claro las necesidades de tus compañeros de oficina. Tal vez el dinero no lo necesiten tal cual para las compras de fin de año, más bien, les puede venir mejor a principios de enero, cuando deben pagar inscripciones o las tarjetas. Los montos de las tandas son comúnmente de entre $200 y $500 pesos quincenales, si son 10 los integrantes, cada uno recibirá $2,000 o $5,000 pesos. 

Cómo aprovechar la tanda

como funcionan las tandas

Una vez tengas el dinero en la mano y todos han recibido su parte, no se te vaya a ocurrir gastártelo en cualquier cosa. Tantos días insistiéndoles a tus compañeros para que pagaran, buscando la manera de cumplir y soportando irresponsabilidades no pueden tirarse a la basura. Recuerda que organizaste la tanda para alivianarte los gastos de fin de año.

Ahórrala (cuenta de ahorro o para la escuela, coche, etc)

Si no te urge para noviembre o diciembre el dinero y prefieres dar el tarjetazo para comprar los regalos y la cena de Navidad y Año Nuevo, guarda ese dinero en una cuenta de ahorro para que genere intereses o simplemente para las inscripciones de la escuela, la tenencia del coche o para cualquier emergencia que pueda ocurrir.

Invierte en tu negocio 

Si tienes el alma de un emprendedor y quieres comenzar tu propio negocio, la tanda puede ayudarte a comenzar a darle forma a tu idea. Puede no parecer mucho, pero si tienes un negocio desde casa, puede ayudarte para comprar materia prima, publicidad y para el registro de la marca o hasta como guardadito para el local en físico. 



Pero si lo que tú quieres es que ésta sea tu última tanda en la oficina y comenzar a dedicarte de lleno a tu negocio, siempre puedes acudir a Apoyo Económico. En nuestro simulador de crédito puedes calcular la cantidad exacta de dinero que necesitas con sus intereses exactos, además de que podrás gozar de un proceso tranquilo, sin trámites complicados que te pidan un aval, garantías o enganches y que tiene tu crédito a disposición en 48 horas. Si juntas el dinero para pagar el préstamo antes de la fecha límite, puedes pagar sin penalizaciones y aún así tienes varias maneras de evitarte los intereses como haciendo abonos a la capital desde $100 pesos o uniéndote al programa “Recomiendo a un amigo”.

Paga tus deudas 

No hay mejor uso para la tanda que saldar tus deudas. Para que la cuesta de enero no te agarre desprevenido, guarda lo que hayas recibido y paga tus tarjetas antes de que los intereses se disparen hasta el cielo.

Ahora que sabes cómo organizar una tanda godín efectiva y de provecho, ¿qué estás esperando para hacer la tuya?