icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

¿Qué pasa si no pago mi tarjeta de crédito?

Tener una tarjeta de crédito es un gran beneficio cuando sabes usarla, pero eso mismo la convierte en una gran responsabilidad, no cumplir con tus pagos en las fechas correspondientes podría traerte problemas que se pudieron haber evitado de tener tu presupuesto bien establecido.  

Los riesgos más comunes son el de estar mal calificado en el buró de crédito, y la otra consecuencia de no pagar las deudas de tus tarjetas es la de que los intereses se se van acumulando y se hace aún más difícil salir de la deuda. 

Consecuencias de no pagar mi tarjeta de crédito

Lamentablemente, eso no es todo lo que puede pasar si no pagas tus tarjetas de crédito, por lo que te diremos qué otras consecuencias hay para que puedas tomar tus precauciones.

La deuda se queda en el banco

Completa el pago de tu tarjeta de crédito o la deuda incrementa como una bola de nieve que genera intereses y cargos moratorios. Entre más rápido liquides todo, mejor.

Ya no serás sujeto a crédito

Si tu historial crediticio tiene esta gran mancha en la base de datos, pasarán muchos años antes de que puedas volver a solicitar un crédito, y si llegan a concedertelo será con una tasa de interés muy alta.

Se cobran por otros medios

No cumplir con el pago mínimo o los pagos mensuales para liquidar tu deuda le da al banco la libertad de realizar el cobro de la mensualidad correspondiente tomando dinero de tus cuentas de débito. Y sí, es completamente legal.

Es peor con el pasar de los días

A las 72 horas de retraso, no podrás comprar nada con dicha tarjeta y las tasas de interés aumentan. A los 30 días, si no has pagado comenzarán las llamadas hacia ti. A los 60 días ya contactan también a tus referencias, presionándote a saldar tu deuda. Después de 90 días aparece el Signo Rojo, que es cuando el banco reporta tu situación al Buró de Crédito como una cuenta que puede causar quebranto. Finalmente, a las 120, el banco le da total libertad al despacho de cobranza de hacer lo que quiera con tal de que pagues.

Te quedas solo en casos de emergencia

Si necesitas pagar una cuenta de hospital, pagar la tenencia del coche o simplemente invertir en un negocio y no has pagado la tarjeta de crédito y tampoco tienes ahorros, el banco no te otorgará ningún crédito por tus antecedentes. 

¿Cómo puedo pagar mi tarjeta de crédito?

En caso de que actualmente no tengas la capacidad de pago para liquidar tus deudas, puedes aprovechar diversos servicios financieros que saben cómo negociar una deuda de tarjeta de crédito.  Por ejemplo, puedes refinanciar las deudas, es decir, reestructurarlas para poder pagarlas de forma más cómoda.

También puedes optar por una consolidación de deudas, que es cuando un banco junta todos los adeudos en uno solo y te presta dinero para que puedas pagarlo, teniendo sólo que pagar una cuota mensual o semanal a la Institución Financiera que te apoyó. 

Pero si no quieres hacerte de más deudas, siempre puedes acudir a las reparadoras de crédito, que son personas o empresas que ofrecen asesoría legal y que te ayudan a organizar un plan de pagos tomando en cuenta tus ingresos y egresos, determinando el monto exacto que deberás dar al banco hasta que hayas terminado de pagar tu tarjeta de crédito vigente.

Aún así, lo mejor es usar correctamente las tarjetas de crédito, no comprar cosas innecesarias y nunca exceder nuestra capacidad de crédito. Es mejor ahorrarnos problemas.





Infografía: 8 alternativas para salir de deudas

Si aprendes a nadar, no te ahogarás en deudas.
Blog Independencia