icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

¿Qué significa la consolidación de deudas?

¿Qué significa la consolidación de deudas?

Pasada la época más feliz del año, viene la más angustiante. La cuesta de enero está en su apogeo y si no tuvimos cuidado con las compras navideñas, las deudas existentes se acumulan, los intereses moratorios aumentan, nuestro historial crediticio se ve afectado y comenzamos  buscar opciones para saldarlas. 

Hay muchas opciones para realizar el pago de la deuda, ya sea empeñando objetos, haciendo ventas de garage, comenzando un negocio pequeño; pero una de las menos sopesadas es la solicitar un préstamo personal para pagar los adeudos previos. Es mucho menos descabellado y peligroso de lo que suena si se lleva a cabo con cuidado, haciendo bien los cálculos de las tasas de interés y nuestro propio presupuesto. 

Pero siempre es bueno tener a un experto cerca para que resuelva nuestras dudas y nos indique si estamos yendo por buen camino y administrando correctamente nuestro dinero para lograr nuestro objetivo. Un ejemplo de ello es la consolidación de deudas.

¿Qué es la consolidación de deudas?

En pocas palabras: Un banco junta todas tus deudas en una y te presta dinero para pagarlas, tú no recibes ese dinero, el banco lo usa para pagar tus deudas anteriores y ahora sólo te queda la deuda del préstamo del banco, que puede tener cuotas menores pero se extiende más tiempo. 

Se trata de obtener un préstamo con un banco, que puede ser uno distinto a aquellos con los que tienes la deuda, para realizar tus pagos pendientes. Tú no recibes ese dinero, ni tienes acceso al mismo, pues la institución bancaria se encarga de enviárselo a las otras entidades con las que tienes el adeudo, de tal manera que tu historial de crédito no se ve afectado. Pero como podrás imaginar, los préstamos de consolidación de deuda no son un acto de buena fe por parte de la institución financiera, aún estás endeudado, pero a diferencia de antes ahora sólo tienes una única deuda que podrás ir pagano con pagos mensuales por un tiempo determinado.

Aspectos a considerar antes de aprovechar la consolidación de deudas

Debes tener muy en claro que la consolidación de deudas sólo es recomendable cuando la situación supera gravemente tu capacidad de pago y corres riesgo de afectar tu historial crediticio gravemente. El préstamo de consolidación permite que un banco de México salde tus pasivos, pero ahora tienes que retribuirle a la institución esa ayuda. Si tu situación financiera te permite pagar tus deudas con normalidad, entonces no es recomendable que apeles a esta opción, pues aunque la cuota mensual suele ser menor a la de tus adeudos originales, también dura más tiempo, entonces lo que pudiste haber pagados en dos años lo terminas saldando dentro de cuatro o cinco, dependiendo de qué tan grande sea la deuda.

Antes de aprovechar esta opción, es importante que consideres varios aspectos:

  • Preparar muy bien tu presupuesto familiar para estar seguro de que tienes la capacidad de hacer los pagos de la consolidación durante un tiempo considerable, 
  • Sólo te concentrarás en los gastos fijos y reducirás los que nos son indispensables (gastos hormiga).
  • Tienes la posibilidad de ganar dinero extra.
  • Sabes exactamente cuánto puedes pagar de cuota.

La consolidación de deudas no te quita por completo un peso de encima, sólo lo reduce y lo hace más llevadero, pero el adeudo sigue ahí. Así que si estás considerando utilizarlo, deberás tener mucho cuidado de no acumular más deudas de tarjeta de crédito y préstamos en lo que terminas de pagar la cuota fijada, además de que debes leer muy bien las letras chicas y ver si piden garantías sobre bienes materiales y cuáles son las tasas de interés fijadas. Si después de verificar esta información, la consolidación de deudas sigue siendo tu mejor -o tu única- opción, acércate a la institución de banca múltiple de preferencia y llévala a cabo.

Si te has decidido a aprovechar la consolidación de tus deudas, debes tener mucho cuidado. En el camino podrás encontrarte con “instituciones” que ofrecen una solución casi milagrosa para eliminar tus deudas por aparentemente nada, pero como bien sabes, lo barato sale caro y hay que tener siempre los ojos bien abiertos. Por otro lado, aquellas que te ofrecen una guía profesional en lugar de ofrecer préstamos resultan más convenientes. A esas empresas se les llama “reparadoras de deudas”

¿Qué son las reparadoras de deudas y cómo funcionan?

Se trata de empresas que ofrecen asesoría legal y financiera para que puedas organizar tus pagos, toman en cuenta tus ingresos, egresos y deudas, determinan el monto que debes pagar y luego se encargan de negociar con las instituciones acreedoras la reestructuración o descuento de tu deuda. Por supuesto, este servicio no es gratis y hay una cuota a pagar que bien puede ser mensual o derivada del descuento que lograra la reparadora de deudas.

¿Son recomendables?

Sí y no, como todo, tiene sus ventajas y desventajas. Las reparadoras de deudas resultan convenientes cuando quieres reestructurar tus deudas pero el plazo para hacerlo con el banco ya se ha vencido, en ese caso, la reparadora se encarga de hacer el trato con el banco.

Por otro lado, si tu situación financiera no es tan precaria y tienes la oportunidad de hacer la negociación tú mismo, realmente resulta lo más conveniente, pues las reparadoras de deudas, aunque no son ilegales, realmente no existen como figura legal, es decir que no hay ninguna autoridad gubernamental que las vigile y trabajan bajo sus propios esquemas, por lo que en caso de haber un fraude no procedería ninguna demanda. Sin mencionar que debes de tener mucho cuidado con a qué reparadora le confías tus datos e información, pues existen casos de gente a los que les han robado descaradamente hackeando sus cuentas de correo electrónico o usando la información de su identificación oficial. 

Por lo tanto, la mejor recomendación que podemos hacerte antes de tomar una decisión es que lo pienses muy bien, que compares opciones y no hagas tratos con nadie de quien desconfíes. Para ayudarte, toma en cuenta estos aspectos de “reparadoras” de las que debes tomar distancia:

  • Te solicitan dinero por adelantado o hacer depósitos a una cuenta personal sin haber hecho nada aún. 
  • Te ofrecen limpiar tu historial crediticio.
  • Si las reducciones o descuentos de las deudas que ofrecen son demasiado buenos para ser ciertos, es que lo son realmente.
  • Te piden comprometer más del 30% de tus ingresos en deudas.
  • Te dicen que sólo pagues el mínimo de las tarjetas de crédito.




Infografía: 8 alternativas para salir de deudas

Si aprendes a nadar, no te ahogarás en deudas.
Blog Independencia