icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners

¿Qué son los bonos (finanzas) y cómo funcionan?

¿Qué son los bonos (finanzas) y cómo funcionan?

Hace un tiempo para la mayoría de las personas era casi impensado que el mundo de las inversiones estuviera al alcance de todos. Generalmente, estas actividades estaban reservadas para aquellos que pudieran asumir algunas pérdidas y más riesgos. 

Hoy existen una gran variedad de instrumentos financieros que no sólo hacen más atractivas las opciones de inversión, sino que permiten a los inversores más conservadores tener carteras más diversificadas. 

En la actualidad los inversionistas saben que no necesitan una fortuna para hacer movimientos que les puede retribuir en ganancias. 

Actualmente, los inversionistas, antes que nada, identifican sus necesidades y su perfil de inversionista antes de iniciar, lo que les ayuda a elegir los instrumentos que mejor se ajustan para invertir su dinero. Se adaptan para buscar las opciones que se ajustan a sus necesidades mirando siempre su edad, su tolerancia al riesgo y su horizonte de inversión.

Invertir se ha visto beneficiado de información y tecnología al alcance de aquellos que desean multiplicar su ahorro con operaciones que pueden proteger su patrimonio. Es por ello que opciones como los bonos es favorable para aquellos para obtener rendimientos y tasas convenientes en inversiones de largo plazo.

¿Qué son los Bonos financieros?

Los bonos financieros se definen fácilmente como certificados de deuda. Se trata de promesas de pago que fungen como instrumentos que son emitidos por una entidad que emitió un préstamo y que dicho reembolso está certificado con un documento, mismo que funge de obligación para cubrir la deuda.

bonos financieros

En el documento que se entrega a los inversionistas, los bonos tienen estipuladas las condiciones de pago, además de los intereses añadidos al valor nominal y el tiempo que dura la inversión. La institución emisora adquiere la obligación de devolver el monto estipulado de la inversión a aquel que haya adquirido el bono, más la suma de dinero equivalente de los intereses comprometidos.

Es común que los bonos tengan bajos rendimientos comparados con opciones con tasas más altas. Sin embargo, en el largo plazo y con bonos de alta calidad, los inversionistas pueden encontrar en esta opción una forma de diversificar y así evitar pérdidas por volatilidad del mercado. 

Un bono se clasifica como un valor de renta fija, debido a que los inversionistas sabrán anticipadamente el monto de la ganancia que obtendrán en una fecha de pago establecida. A pesar de que un bono se paga una vez que se haya cumplido el tiempo, esta restricción no cierra la puerta a que puedan ser vendidos, con descuentos sobre el valor, antes de que se cumpla el plazo.

Existen cuatro agencias calificadoras que evalúan la calidad de los bonos y que refleja la probabilidad de fallar en el cumplimiento de las obligaciones. Se trata de Moody's, S&P, Fitch Ratings y HR Ratings. Debido a las calificaciones que emiten estas empresas se han clasificado los diferentes bonos, junto con las características de los mismos.

Tipos de bonos y ejemplos

Como ya mencionamos, los bonos fungen como garantía de pago en un contrato que la entidad emisora da en prenda por cierto tipo de activos. Dichos activos suelen ser inmuebles como edificios o terrenos, maquinaria o incluso, cuentas por cobrar. Es por ello que existen diferentes tipos de bonos.

bonos empresariales

El bono a Largo Plazo sin Garantía

Este tipo de bono se refiere a los instrumentos a largo plazo que no tiene garantía y que no pagan intereses anuales. Se trata de instrumentos que se venden con un descuento que es inferior a su valor y de esta manera proporcionan una compensación directa a los inversionistas lo que les permite tener una revaluación de su capital.

El bono con Cupón Cero

Es aquel que su rentabilidad está implícita en el precio de la emisión. En este tipo de bonos no existe un cupón periódico que pague la renta expresada con anterioridad, es decir, no existe una rentabilidad ya establecida a diferencia de los otros tipos de bonos.

La renta del bono se obtiene de la diferencia entre el precio en el que fue adquirido y el precio de reembolso. Esto es porque los intereses están implícitos en el bono y esa es la forma en la que este tipo de instrumentos paga dividendos al inversionista.

El bono Hipotecario

Un bono hipotecario no grava a una propiedad en específico que esté cedida como garantía de la obligación. Las personas que adquieran este tipo de bonos fungirán como acreedores generales y sus derechos están protegidos por las propiedades que no se dejado como garantía para otro propósito.

Los bonos convertibles en efectivo

Este tipo de bono pueden ser transformados en efectivo según los deseos del inversionista. Esta opción sólo puede ejercerse si la empresa acciones como ser adquirida por otra compañía o si incrementa sus deudas.

El bono a Tasa Flotante

Se trata de los bonos cuyas tasas de interés fluctúan en relación con los cambios que experimentan a nivel general las tasas de interés. 

Supongamos que la tasa de este tipo de bono se fija a seis meses. Posteriormente se ajusta con base a alguna tasa del mercado como las que establece la Fed, la Libor o la Prime, por citar algunas. Los inversionistas deben estar al tanto que este tipo de emisiones pueden incluir cláusulas adicionales, tales como limites respecto a los rendimientos. 

Esencialmente este tipo de bonos muestran ventajas en países donde las perspectivas de tasas son al alza.

Los bonos chatarra

Este tipo de bonos son de alto rendimiento. Sin embargo, son títulos de renta fija con nota crediticia y son emitidos por empresas o estados. La principal característica es que son de riesgo elevado, tanto de impago como del capital. Para compensar esta falencia ofrecen una muy buena rentabilidad. 

El término “chatarra” se refiere justo a que son emisiones de alto riesgo, pero de altos rendimientos. 

El bono a largo plazo subordinado y sin garantía

Se trata de bonos que, en caso de quiebra, las deudas tendrán derecho sobre los activos después de que se hayan liquidado otras más importantes.

Los bonos sobre Ingreso 

Son aquellos que pagan intereses cuando la empresa tiene un ingreso suficiente para cubrir los intereses. Este tipo de valores no llevan a la quiebra a una compañía, pero son más riesgosos para los inversionistas.

Los bonos convertibles

Se trata de valores que pueden ser transformados en acciones de capital común con un precio fijo. Este tipo de bonos tienen una tasa más baja que aquellas que o gozan de la posibilidad de no ser convertidas. Sin embargo, ofrecen a los inversionistas ganancias a cambio de una tasa más baja.

El bono de Certificado de Acciones

Similares a los convertibles, son opciones que permiten comprar acciones a un precio especificado. Esto proporciona ganancias si el precio aumenta.

¿Es mejor invertir en acciones o bonos?

Ambos instrumentos son buenas opciones, pero es necesario contemplar ciertos detalles. Las acciones históricamente han superado al mercado de bonos en volumen de compra y de utilidades generadas. Comprar bonos como inversión se recomienda a aquellos inversionistas que son más intolerantes al riesgo o dependen de flujo de ingresos constantemente.

bonos

Por otro lado, es común que los bonos sean contrapesos a los mercados de acciones, sobre todo en momentos en los que el desempeño de los mercados accionarios no es tan bueno. En muchas ocasiones, los bonos gubernamentales se ofrecen como opciones mucho más seguras pues ostentan cierto grado de seguridad, sobre todo cuando los inversionistas están nerviosos por la economía, el crecimiento de las ganancias que pueden implicar burbujas o las valoraciones del mercado de valores.

Por otro lado, cuando los rendimientos son muy bajos, los bonos suelen ser considerados como apuestas perdidas por los rendimientos que se ofrecen por otros medios de inversión son mucho mejores.

Por otro lado, los bonos corporativos suelen ser menos riesgosos a la hora de invertir que las acciones. Si una empresa está en una situación financiera grave, los inversionistas que se decantaron por los bonos suelen tener más derechos, pues al adquirir un bono se obtiene un derecho legal. Cuando una empresa mira hacia una quiebra, los acreedores pueden recuperen algo, pero los accionistas, generalmente, no obtienen nada.

En ambos casos, es muy aconsejable que conocer a la empresa o entidad pública en la que se desea invertir, pues cualquier pieza de información pueda afectar las decisiones en los mercados o o cambiar un determinado valor.

Hechas las definiciones no es difícil concluír que existen varias diferencias fundamentales entre las acciones y los bonos:

Para aquellos que compran algún tipo de bono de una empresa, no tendrán derecho a voto en el consejo de la empresa. No importa si es una inversión cuantiosa de la deuda, pues la compra de este tipo de instrumentos no otorga un asiento en el consejo de administración, a diferencia de una gran compra de acciones.

En las compras de acciones se desconoce la rentabilidad que darán, por lo que depende directamente del cálculo que el inversionista puede hacer, sobre todo cuando el valor de la misma enfrenta un alza. El rendimiento de las acciones se logra al vender los títulos, mientras que, como ya vimos, los bonos suelen tener el interés fijado previamente, junto con la fecha en la que se recibirá dicha ganancia.

bonos

Para el mercado de las inversiones la falta de certeza en saber lo que se obtendrá de ganancia produce, como consecuencia, el cambio en el precio de las acciones varía en cada sesión siempre en función de la oferta y la demanda de ese día sobre esos títulos en específico, lo que puede hacer que en una jornada el precio y las ganancias se disparen sin límite o por el contrario aquellos inversionistas que no calculan con precisión, pueden ver cómo pierden

Al mismo tiempo, si una empresa quiebra se puede llegar a perder por completo el dinero que se invirtió, mientras que con los bonos siempre es posible obtener algo después de ciertas etapas legales.

Las inversiones son siempre las mejores formas de sacar el máximo provecho a el ahorro. No por nada se relacionan con “hacer que el dinero trabaja para ti”. Elegir entre las acciones o los bonos de una empresa no es siempre decisión del mercado, pues algunos inversionistas pueden requerir de diferentes resultados de acuerdo con su perfil de inversor o sus horizontes y metas.

Finalmente, hay títulos que carecen de derecho a voto y también hay bonos que se pueden convertir en acciones, en lugar de obtener dinero al vencimiento.





Infografía: 8 alternativas para salir de deudas

Si aprendes a nadar, no te ahogarás en deudas.
Blog Independencia